MacSfera

Nueva guía para tomar apuntes en el iPad. Aprende cómo escribir a mano y gestionar todas las asignaturas. ¡Actualizada con los nuevos iPad Pro!

“Mi vecino Steve Jobs”

Publicado por

Lisen Stromberg, residente en Palo Alto, ha publicado en su blog este curioso artículo titulado “Mi vecino Steve Jobs” en el que muestra a Jobs desde un punto diferente contando unas anécdotas.

El artículo mezcla cuatro o cinco ocasiones en las que ha tenido contacto con Steve dando una visión positiva del antiguo CEO de Apple pero no como el genio de la innovación, como estamos acostumbrados, sino un poco más como persona.

Conocí a Steve (¿alguien lo llama Jobs ya?) hace años en una fiesta en la piscina del patio trasero. Yo estaba desconcertada por la remota posibilidad de sus problemas, apenas podía decir una palabra. Estoy segura de que tuvo una primera impresión por como me confundí con mi propio nombre cuando nos presentaron.

Miré cuando nadaba en la piscina con su hijo. Parecía un tipo normal, un buen padre se divierte con sus hijos.

La próxima vez que lo conocí fue cuando nuestros hijos iban a la escuela juntos. Se sentó en la noche de regreso a la escuela escuchando la voz del profesor en el valor a la educación (espera, ¿no es uno de esos dioses de alta tecnología que ni siquiera se gradúan en la universidad?), mientras que el resto de nosotros se sentaron alrededor dando a entender que tener a Steve Jobs en la clase era totalmente normal.

No mucho tiempo después, vi a Steve cuando yo estaba corriendo en nuestro vecindario. Estaba enfrascado en una conversación con una versión más joven de sí mismo – su propio mini-yo en vaqueros, camiseta negra, y gafas de montura metálica. Debí parecer como una idiota cuando tropecé con una grieta en el pavimento tratando de darles amplio margen.

Fue en Halloween no mucho después, cuando me di cuenta de que en realidad sabía mi nombre (sí, ¡mi nombre!). Él y su esposa pusieron una casa embrujada (para ser específicos, un jardín encantado). Estaba sentado en el pasillo, vestido como Frankenstein. Cuando ya pasé con mi hijo, Steve sonrió y dijo: “Hola Lisen.” Mi hijo pensó que yo era la mejor mamá en la ciudad cuando se dio cuenta de que Steve Jobs me conocía.

Gracias por los puntos de frescura, Steve.

A partir de entonces, cuando lo vi en las reuniones ejecutivas de nuestro barrio no dudó en sonreír y decir hola. Steve siempre devuelve el favor, demostrando que puede ser un genio, pero también es un buen vecino.

Con el tiempo, las cosas cambiaron. Los paseos fueron menos frecuentes, el paso más lento, la sonrisa no es tan impulsiva. A principios de este año, cuando vi a Steve y su esposa caminando por nuestra calle cogidos de la mano, sabía que algo era diferente. Ahora, también lo sabe el resto del mundo.

Mientras que las revistas tecnológicas o los periódicos hablan de lo mal que puede ir Apple sin Steve Jobs, yo no voy a ponderar el MacBook Air o hablar sobre el iPhone. Voy a pensar en el día que lo vi en la graduación de su hijo en la escuela secundaria. Ahí estaba Steve, de pie, las lágrimas rodaban por sus mejillas, su amplia sonrisa y su aspecto orgulloso cuando su hijo recibió su diploma y siguió caminando hacia su futuro brillante dejando tras de sí un buen hombre y un buen padre que se puede estar seguro de la rectitud de esto, tal vez su legado más importante de todos.

Reconocimiento a Steve Jobs no como CEO si no como persona del día a día, como vecino. Me ha parecido curioso por eso precisamente, hay muchos tributos en su nombre, pero este ha sido diferente en cuanto al enfoque. Ahora ya nos acercamos un poquito más al hombre que es Steve Jobs.

Disculpad si en algún momento la traducción no ha sido óptima o clara he intentado dejarlo todo lo original que he podido, pero he tenido que alterar algunas palabras para que cuadrasen.

Fuente | Lisen Stromberg

Artículos relacionados

Comentarios

Pablo es la persona detrás de MacSfera, le apasiona la tecnología y adora Internet. Le gusta hablar de dispositivos y aplicaciones con un punto de vista personal y variado. También se le puede encontrar en MyLaif y Quidditch.