MacSfera

Nueva guía para tomar apuntes en el iPad. Aprende cómo escribir a mano y gestionar todas las asignaturas.

AirPods: mi opinión

Publicado por

Opinion de los AirPods

Desde que me compré mi primer iPod, nunca he dejado de usar los cascos de Apple. Así que cuando la empresa presentó lo que ellos describían como su visión de futuro del audio no pude resistirme y probarlos.

Esta es mi opinión sobre los AirPods, los nuevos cascos inalámbricos de Apple con procesador propio.

Gracias a los Beats Solo2 he podido sumergirme en la tecnología inalámbrica y he de decir que me ha encantado. La libertad que se tiene al no estar atado físicamente a un dispositivo me ha fascinado y eso me ha llevado a ver con otros ojos los dispositivos del mismo tipo.

Los AirPods no iban a ser menos, siendo unos auriculares con un diseño que adoro 1, con un sistema de conexión prometedor y una comodidad a la hora de cargarlos nunca antes vista.

Así que tras probarlos unas semanas en diferentes situaciones y estados, voy a contaros lo que opino sobre estos cascos.

Diseño de los AirPods

Diseño de los AirPods

Todos nos sorprendimos cuando en la presentación vimos lo pequeños que eran y lo familiares que nos resultaban. Son una variante de los EarPods un poco más alargada, y no sabéis lo mucho que lo agradezco.

Adoro este diseño, es de los pocos auriculares que no me destrozan la oreja o se incrustan en el cerebro y, además, se sujetan bien.

La forma de los EarPods no es perfecta, no a todo el mundo le sientan bien. En el caso de los AirPods será igual, exactamente igual: si los EarPods os quedan bien, los AirPods os quedarán bien. Si por el contrario hay situaciones en las que los EarPods os fallan, los AirPods os fallarán igual.

Esto está muy bien porque si tenéis un iPhone sabréis sin problemas, y en un amplio rango de actividades, cómo os quedarían los AirPods: si os harían daño, si se os caerían, si os sentarían genial, etc.

A mí los EarPods me sientan realmente bien así que con los AirPods ha sido exactamente igual. Pasar largas horas con ellos, tumbarte de lado, salir a correr…

Como son inalámbricos, hay un factor comodidad añadido que es, precisamente, el de que no tienen cables. Ya lo experimenté con los Beats Solo2 como os he comentado antes, pero con los AirPods el gusto ha sido mayor porque realmente parece que no llevas nada puesto. La libertad asociada a no tener cables es insuperable y realmente se disfruta cuando tienes que moverte por alguna zona y no tienes que preocuparte de quedarte enganchado en algún picaporte, que tu iPhone salga volando o que te pegue un tirón el Mac porque te has olvidado de que los llevabas puestos.

Además, es lo que os digo, son realmente pequeños, algo a lo que todavía no estamos acostumbrados en un dispositivo de esas características. Sigo fascinado por cómo han sido capaces de meter en un espacio tan compacto una tecnología tan potente y útil.

Sin duda, su diseño es una sus mejores características, aunque no es la única.

La caja de los AirPods

Lo que pensaba que podría ser un incordio en un accesorio ha resultado ser una de las claves del éxito de dicho producto.

No os podéis imaginar lo útil y necesaria que es la caja de los AirPods hasta que realmente aprecias su funcionamiento y el cometido que tiene.

  1. Sirve para transportar los AirPods de forma segura sin que se puedan perder, dañar, etc.
  2. Sirve como punto de carga portátil de los auriculares
  3. Sirve como punto de enlace con los distintos dispositivos que tengamos

AirPods conectados a iPhone

Gracias a la caja, tendremos en todo momento los auriculares juntos y protegidos independientemente de si los llevamos en el bolsillo o en la mano. Lo que antes era un revoltijo de cables enredados en el bolsillo o colgando por un extremo de la camiseta, ahora se ha convertido en un paquete de color blanco que podemos guardar hasta en el bolsillo pequeño de los pantalones vaqueros.

La tapa cuenta con un imán que nos permitirá abrirla y cerrarla con facilidad, previniendo a su vez que se abra por accidente. Imanes es lo que también tiene en el interior para mantener los auriculares fijos en la caja y prevenir que se salgan sin querer del estuche y así perderlos.

AirPods listos para usarse

Gracias a la caja, los AirPods estarán siempre con batería suficiente para su uso, ya que al meterlos dentro empezarán a cargarse con la batería interna de dicha caja. Al principio pensaba que podría ser molesto que se cargasen en todo momento, pero tener la tranquilidad de que los cojas cuando los cojas van a tener batería suficiente para funcionar y de que van a cargarse siempre que los transportes para que al llegar al destino estén disponibles, hace que esta propiedad sea una de las mejores ideas del dispositivo. Además, sabiendo cómo son las baterías de Apple, no hay que preocuparse de que se rompan por hacer “malos ciclos”.

Un pequeño led nos servirá de interfaz para averiguar el estado de la carga:

  • Si los AirPods están dentro: indica el nivel de carga de los cascos. Verde para carga completa y naranja para carga incompleta
  • Si los AirPods están fuera: indica el nivel de carga de la batería interna. Verde para asumir una carga completa más de los AirPods y naranja para no poder cargarlos completamente

La carga rápida ya lo vimos con el Apple Pencil y en la caja de los AirPods se repite, 15 minutos de carga nos valdrá para 3 horas de uso. Me gustó con el Apple Pencil y me gusta por igual en los AirPods.

Vinculando AirPods con iPhone

Gracias a la caja, podremos vincular rápidamente los cascos con nuestros dispositivos. Basta con abrirla para que, automáticamente, nuestro iPhone los detecte y, al sacar uno de los cascos y ponérnoslo se hayan emparejado. Esto es gracias al procesador W1 del que os hablaré luego, pero ya os adelanto que es pura magia.

Si decidimos desvincular los AirPods de nuestra cuenta de iCloud y usarlos en dispositivos con otra cuenta, el botón trasero nos servirá para forzar esa vinculación y configurarlos como nuevos.

Parte trasera caja AirPods

Sí, la caja es realmente útil, y su cometido no sólo es esencial para el uso de los AirPods, sino que es una de las piezas clave para que los AirPods sean lo que son a día de hoy.

Sonido de los AirPods

Opinion sonido AirPods

En este apartado los AirPods no salen tan bien parados como en los apartados superiores, todo hay que decirlo. No es que se oigan mal, es que hay otros auriculares que se oyen mejor y cuya transformación del sonido es más real con unas características físicas similares.

¿Esto en qué se traduce? En que si los usamos vamos a poder disfrutar de la música sin problemas y sin pensar que llevamos un vaso atado a una cuerda, pero que si usamos otros cascos nos daremos cuenta de que representan mejor los sonidos, sobre todo en lo relacionado a los bajos.

Sonido de los AirPods

La transmisión del sonido es pura física, por lo que si no hay espacio real, es difícil que el sonido sea el mejor. Y eso es lo que le ocurre a los AirPods. Su naturaleza física les impiden ser mejores.

Insisto, no es que produzcan un sonido malo, pero los hay mejores. Y nuevamente, tal y como pasa con los EarPods, si os gusta su sonido os gustará el de los AirPods.

Yo, personalmente, sabiendo que mi oido no es el mejor del mundo, puedo sacrificar esa pequeña pérdida de calidad en pos del reducido tamaño, la alta conectividad y la carencia de cables.

El micrófono no es técnicamente sonido, pero como está relacionado con la entrada de audio, voy a comentarlo aquí.

Los micrófonos no están a la altura del producto. Las cosas como son. El sonido que captan es enlatado y distorsionado haciendo que el resultado final sea el de un producto con una calidad ínfima. Es una de esas cosas que te chocan porque no comprendes cómo es posible que un componente tan malo esté en un accesorio tan bueno.

Apple destaca que tienen cancelación de ruido exterior y que eso permite capturar un mejor sonido, pero en mis pruebas se ha notado bastante el salto entre el micrófono de los AirPods, el del propio iPhone y el de los EarPods 2.

El procesador W1

Procesador W1 de los AirPods

Este pequeño procesador, el primero de su tipo en Apple, es el motivo por el que la empresa ha creado los AirPods.

En Cupertino creían que el pareado con dispositivos podría ser mejor y decidieron idear esta solución para mejorar la experiencia. Y vaya si lo han conseguido.

Gracias al procesador W1 podemos enlazar los cascos con tan solo levantar una tapa. Gracias al procesador W1 tenemos los AirPods configurados automáticamente en cada uno de los dispositivos vinculados a nuestra cuenta de iCloud. Gracias al procesador W1 podremos realizar ciertas acciones al golpear los auriculares dos veces, ya bien sea invocar a Siri o pausar y reproducir la canción. Gracias al procesador W1 los sensores son capaces de detectar si están puestos, cancelar el ruido de fondo de los micrófonos e incluso saber cuándo estamos hablando.

Cuando al final de los anuncios de los AirPods aparece un letrero que dice “Prácticamente magia”, no les falta razón porque el procesador W1 es el encargado de hacer toda esa magia. Sin él, los auriculares serían un mero accesorio con conexión Bluetooth.

Si habéis jugado alguna vez con un dispositivo Bluetooth enlazado a varios dispositivos, sabréis lo cansado que puede ser cambiar entre unos y otros para poder usar el accesorio 3. El procesador W1 nos permite cambiar de dispositivo con total comodidad levantando la tapa o haciendo que los AirPods estén disponibles en las opciones de salida de audio del dispositivo al que los queramos conectar 4.

Dotar de cerebro a los AirPods ha sido un acierto total y es uno de los motivos por los que funcionan tan bien. Este es otro de los ejemplos de todo lo que Apple ha aprendido en la fabricación de procesadores desde que dotara al iPhone con los suyos propios.

Mejoras de los AirPods

Mejoras futuras de los AirPods

A parte del comentario de los micrófonos (los cuales me gustaría que mejorasen) hay otras cosas que me gustaría ver en siguientes versiones de los AirPods.

Empecemos hablando de la integración con iOS, sólo en el iPhone se muestra el detalle de la vinculación cuando abrimos la caja, siendo una emparejación a ciegas la que realizamos al intentar conectarlos al Mac o iPad 5. No es tan malo como parece porque los cascos aparecen en la lista de salida de sonido del Centro de Control (en iOS) o en el menú Bluetooth (en macOS) y basta con seleccionarlos, pero puesto que uno de sus fuertes es la conectividad, no estaría de más pulirlo un poco.

Los gestos no han resultado ser tan satisfactorios como los pintan. Empezando por la incomodidad que resulta golpear un auricular en la oreja y siguiendo por la limitación de funciones de dicho gesto.

“Podemos invocar a Siri” estaréis pensando muchos. Sí, pero ni Siri está integrada con todas las aplicaciones, ni está disponible a todas horas 6. Eso si no contamos lo incomodó y lento que resulta pedirle a Siri que pase una canción, que cambie de álbum o que retroceda 7.

Invocar a Siri AirPods

La invocación a Siri se puede cambiar por el Play/Pause pero creo que no es la mejor solución. Si queremos pausar la música, los AirPods cuentan con una fantástica propiedad que lo hace en cuanto te quitas uno de los auriculares, de modo que estamos duplicando acciones y encima la que no es nativa es incómoda de realizar.

Y por desgracia, sólo sirve para pausar o reproducir la música, no tenemos ningún tipo de control como sí lo tenemos con el botón del mando de los EarPods. Ya que te das un golpe en el oído, que menos que poder hacer algo más útil ¿no?

La implementación podría ser la misma que la de dicho mando y conseguiríamos de forma discreta el control básico de la música sin tener que tocar el teléfono o hablar con Siri.

No digo que eliminemos a Siri, está bien tenerla a mano y seguro que hay gente a la que le viene bien, pero creo que el uso no está tan extendido como el control por pulsaciones tan útil de los EarPods.

Si bien son dos pequeñas modificaciones, creo que ayudarían mucho a que los AirPods se integrasen mejor con los dispositivos que tenemos y con la experiencia que ya hemos acumulado usando productos de Apple.


AirPods y el iPhone 7

En general, los AirPods han resultado ser un accesorio mágico. Gracias a la integración que ha hecho Apple con su ecosistema, ha avanzado un poquito más en la lucha que tenemos por un uso sencillo y fácil de la tecnología inalámbrica.

Hay cosas que me gustaría ver mejoradas en el futuro, por supuesto, pero aún con ello, creo que han resultado ser algo innovador y que realmente va a trascender en el futuro de la conectividad.

Fijaos si es así, que ahora cada vez que tengo que conectar el Apple Pencil al iPad odio profundamente el hecho de que haya un dispositivo que haga el pareado de una forma muchísimo más natural y sencilla.

Aún con eso, soy optimista y pienso en el bien que este dispositivo hará al resto que están por venir. Ya hemos visto que Apple siempre aprende de lo que desarrolla en otros departamentos y lo implementa en otros dispositivos a pesar de que no estaban pensados para tal fin. Así que no será raro que en el futuro se extienda mucho más y nuestra relación para con esos dispositivos mejore enormemente.

Mientras tanto, los AirPods están ahí para comunicarse con nuestro iPhone, iPad y Mac sin cables, sin incomodidades, sin ataduras y con mucha, mucha magia.

Compra Apple Macnificos Fnac


  1. Adoro los EarPods.
  2. Siendo el orden inverso el de mejor calidad: EarPods > micrófono del iPhone > AirPods.
  3. Hay que desvincular el dispositivo, luego acceder a las preferencias del dispositivo al que lo queremos conectar de nuevo, ir al menú de Bluetooth y configurarlo como nuevo o solicitar que se conecte si ya está conectado.
  4. Más abajo sugiero un par de mejoras para que la conectividad sea incluso mejor.
  5. No tengo un Apple Watch así que no sabría deciros de primera mano cómo funciona con el reloj de Apple.
  6. Siri sólo funciona con una conexión a Internet, si no la tenemos es como si no tuviéramos nada.
  7. Admito que el factor incomodidad es algo personal ya que no me suele gustar hablar con Siri en espacios abiertos.

Artículos relacionados

Comentarios

Pablo es la persona detrás de MacSfera, le apasiona la tecnología y adora Internet. Le gusta hablar de dispositivos y aplicaciones con un punto de vista personal y variado. También se le puede encontrar en MyLaif y Quidditch.